Cómo mejorar las digestiones pesadas

Una mala alimentación y unos malos hábitos son los principales responsables de las digestiones pesadas. Si esto sucede con demasiada frecuencia puedes padecer lo que se conoce como dispepsia, es decir, tu sistema digestivo no funciona como debe y puede ser debido a diferentes causas:

-Una alimentación incorrecta.

-Malos hábitos de vida.

Alergias o intolerancias alimentarias a algún alimento.

-Gastritis emocional, muy frecuente cuando se sufre de estrés.

-Enfermedades del aparato digestivo, como pueden ser las úlceras.

La mayoría de dispepsias, el término médico que se usa para definir las digestiones difíciles, son funcionales, es decir, sin una causa específica.

Es un problema bastante frecuente. Hasta la mitad de las personas adultas sufren indigestión en algún momento de su vida. La mayoría de las personas que padecen de dispepsia de forma puntual no consultan al médico y se automedican.

digestiones pesadas

Estas molestias digestivas suelen aumentar con la edad, debido a que disminuye la secreción gástrica, cosa que también sucede en el caso de enfermedad crónica o si tomas antibióticos. Ante esas situaciones, todavía hay que ir con más cuidado, debes saber qué elegir y cuándo y cómo tomarlo.

Este tipo de molestias se suele deber al cúmulo de gases en el intestino. Las principales razones son: no masticar bien las comidas, ingerir aire al comer, consumir bebidas con gas o, incluso, por el estrés y la ansiedad.

¿Cómo podemos mejorar nuestra digestión?

Hábitos saludables en la alimentación

Debemos evitar los fritos, el alcohol y el tabaco ya que pueden irritar el estómago. Es mejor evitar sustancias irritantes.

Lleva una dieta sana y equilibrada que sea rica en vegetales, fibra y alimentos con prebióticos; y pobre en grasas saturadas, azúcar, bollería y precocinados.

Sustituye el pan blanco durante unos días (si es posible, también la harina blanca) por su versión integral.

No comas los alimentos demasiado calientes

Las temperaturas extremas irritan la mucosa digestiva. Saca las bebidas de la nevera al menos media hora antes. Deja reposar las comidas calientes, las sopas o las infusiones el tiempo suficiente para que se templen.

Expira de forma correcta

Cuando respiras bien el estómago recibe mayor cantidad de oxígeno, con lo que realiza mejor su función. La respiración ideal es la abdominal. Para practicarla inhala el aire por la nariz, imagina que tu estómago es un globo que se hincha y luego suelta el aire. Debes notar cómo se mueve tu abdomen.

Come despacio

Comer con ansia, o mientras se habla, contribuye a generar que tragamos aire y que la comida llegue al estómago sin apenas triturar. Con ello el estomago tiene que invertir mucho esfuerzo en digerirla. La digestión es más lenta y pesada y te consume mucha energía, con lo que te sientes más cansada.

Cuando comes rápido, la leptina, hormona de la saciedad, no tiene tiempo de enviar la señal de que estás llena al cerebro. Y cuando esta llega, ya es tarde porque has comido de más.

Limita el exceso de azúcar

Tiene un efecto muy negativo en el intestino ya que sirve de alimento a las bacterias dañinas que causan hinchazón y dañan la mucosa intestinal. Limita la bollería, los zumos industriales…

Beber agua

Mantenerse hidratado es vital para el funcionamiento de nuestros órganos y la salud digestiva. Sin embargo, debes evitar las bebidas gaseosas.

Bebe agua al levantarte y entre horas. Si lo primero que haces es beber un par de vasos de agua templada por la mañana, favoreces el vaciado intestinal. Toma agua (mejor tibia) también durante el día para favorecer la eliminación de líquidos.

Ojo con los medicamentos

Estos son muy agresivos para nuestro estómago. Nunca tomes un medicamento si no te lo ha recetado tu médico. Y si tienes que tomarlo, haz uso de un protector estomacal.

Evita la sal

La sal retiene líquidos, así que cuanta menos utilices en tus comidas, mejor. Lo que sí hay que tomar es fibra. La fibra es necesaria para la digestión y para eliminar bien nuestros residuos. Aunque, a veces, un exceso de fibra también dificulta la digestión.

Nunca te acuestes inmediatamente después de cenar

La cena debe ser una comida ligera, pues te podría provocar reflujo, que es molesto y desagradable.

Las infusiones, tu mejor aliado

Hay plantas que ayudan a realizar la digestión, como el hinojo, la menta, la manzanilla, el jengibre o la melisa. Combaten el estrés, eliminan los gases, previenen la aparición de la piel de naranja y calman el estómago.

Productos para una digestión más ligera

Pranarom Oleocaps Digestion y Transito intestinal 30 Cápsulas

cápsulas digestiones pesadas

Estas cápsulas están elaboradas con aceites esenciales que favorecen la digestión, relajan el estómago, evita la sensación de hinchazón causada por los gases y la mala digestión, y favorece el tránsito intestinal normal.

Tomar de dos a tres cápsulas una vez al día, antes de una comida fuerte.

  • Mejorar la digestión diaria: 2 cápsulas en ayuna.

  • Molestias digestivos: 2 a 4 cápsulas, antes de las comidas, con un máximo de 10 al día.

Hinojo 84 Arkocápsulas 390mg Arkopharma

hinojo para digestiones pesadas

Son un complemento alimenticio de comprimidos con extracto de hinojo indicados para tratar la hinchazón y pesadez estomacal.

La planta del hinojo contiene vitamina C, minerales como el calcio, el hierro o el magnesio; y aminoácidos como la alanina que favorece las defensas de nuestro sistema inmunitario.

Además, resulta un complemento perfecto para la estimulación de una correcta digestión, ayudando a reducir problemas de flatulencias y distensión abdominal bastante molestos.

Se encarga disminuir la reducción de gases en el intestino y bloquea los procesos de fermentación durante la fase digestiva evitando esa pesadez y aportando propiedades carminativas contra gases y cólicos.

Aquilea Detox Doble Acción 10 Sticks

Aquilea digestiones pesadas

Es un complemento alimenticio a base de alcachofa que nos facilitará la eliminación de toxinas en nuestro cuerpo y nuestra piel, contribuye a una fácil digestión de las grasas y eliminación de líquidos.

Aquilea Detox tiene una Doble Acción porque por un lado detoxifica y elimina toxinas de nuestro cuerpo, y por otro, facilita la eliminación de grasas, gracias a su carácter depurativo y drenante de la Alcachofa.

Formulado con alcachofa, boldo, cola de Caballo, Aloe Vera, Abedul, Pensamiento Silvestre y Té vede, Aquilea Detox Doble Acción trabaja contigo para facilitarte el proceso de remodelación del cuerpo.

Todos estos ingredientes son naturales y notaremos la doble acción de Aquilea Detox Doble Acción para darle un respiro a nuestro cuerpo.

Comparte el post en las redes
Esta entrada fue publicada en Dietética y Nutrición y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *