La vitamina C, todos sus beneficios

La vitamina C, conocida como ácido ascórbico, es un nutriente hidrosoluble y sensible al calor que se encuentra en ciertos alimentos.

En nuestro cuerpo, actúa como antioxidante, al ayudar a proteger las células contra los daños causados por los radicales libres. Los radicales libres son compuestos que se forman cuando el cuerpo convierte los alimentos que consumimos en energía.

También es una vitamina imprescindible para la formación de colágeno y favorece la correcta cicatrización de las heridas. También fortalece el funcionamiento del sistema inmunitario y ayuda al organismo a aprovechar el hierro procedente de otros alimentos.

vitamina C beneficios

La deficiencia de vitamina C durante varias semanas puede producir escorbuto. El escorbuto causa cansancio, inflamación de las encías, pequeñas manchas en la piel de color rojo o violeta, dolor en las articulaciones y mala cicatrización de las heridas.

Otros síntomas de esta enfermedad incluyen depresión, inflamación y sangrado de las encías y aflojamiento o pérdida de dientes. Las personas que padecen escorbuto también pueden sufrir anemia.

La ingesta diaria recomendada de vitamina C es de 75 mg para la mujer y 90 mg para el hombre. Los fumadores necesitan mayor cantidad de vitamina ya la nicotina reduce la tasa de esta vitamina en el organismo.

Beneficios de la vitamina C

Nos pone de buen humor

Aumentar los niveles de vitamina C en nuestro organismo incrementa la liberación de la hormona oxitocina. Esta hormona es popularmente conocida como “la molécula del amor” o molécula del bienestar, indispensable para hacernos sentir bien.

Además, reduce la gravedad de los síntomas depresivos tanto en adultos como en niños de forma natural.

Para la piel

Se considera indispensable en el proceso de formación del colágeno, la proteína que da firmeza a nuestra dermis. El poder antioxidante atenúa las imperfecciones aclarando las manchas y previniendo los signos de la edad.

Sin duda, esta vitamina aporta grandes beneficios para el bienestar de la piel aplicada tanto de forma tópica como ingerida.

Cuida del corazón

Diversos estudios afirman que los alimentos ricos en vitamina C disminuyen el riesgo de sufrir una enfermedad cardiovascular, lo que en parte podría explicarse al amparo de que uno de los principales detonantes de las alteraciones cardiovasculares radica en el daño oxidativo a nivel celular.

Antioxidante

Protege las células musculares de los daños ocasionados por los radicales libres. Favorece una recuperación y crecimiento más rápido.

Acorta los resfriados

Los estudios más recientes han demostrado que una suplementación diaria con esta vitamina incide positivamente acortando la duración y aliviando la severidad de los síntomas.

Por el contrario, no hay nada que demuestre que el aumento del consumo de esta vitamina evite los catarros.

Ayuda al sistema inmuntario

El ácido L-ascórbico se comporta como un sólido apoyo para el sistema inmunitario, fortaleciendo la población de las diversas familias de glóbulos blancos, además de optimizar la síntesis de inmunoglobulinas o anticuerpos.

Desintoxica

Ayuda a la desintoxicación del cuerpo de metales pesados altamente nocivos a largo plazo como mercurio, plomo o cadmio.

Dentro de su poder antioxidante se recoge la capacidad de impedir la síntesis de nitritos y aminas, sustancias nitrogenadas que frecuentemente se convierten en factores predisponentes del desarrollo de tumores malignos.

Contra la anemia

Facilita la absorción del hierro en el intestino, lo que encierra alto valor en el caso de deportistas que por practicar ejercicios de gran intensidad viven muy expuestos a mermas en la población de glóbulos rojos y, en consecuencia, a padecer anemia ferropénica.

Para los huesos

Permite en mayor medida su aprovechamiento y además es fundamental para la formación de colágeno. Esta producción de colágeno colabora con el mantenimiento de una piel sana y firme y es indispensable para los tejidos conectivos, articulaciones y tendones.

Además, su gran propiedad antioxidante reduce la pérdida ósea. También desacelera el envejecimiento y ayuda a conservar en el tiempo la densidad de los huesos.

¿Dónde encontramos la vitamina C?

Las frutas y los vegetales son la fuente mayoritaria de vitamina C. Entre las frutas que contienen una mayor cantidad encontramos los cítricos, el kiwi, el mango, la papaya, la piña, las fresas, la sandía o el melón.

Algunos de los vegetales con mayor cantidad de vitamina C son el brócoli, la coliflor, los pimientos, la espinaca, la patata blanca o los tomates.

La vitamina C también se puede encontrar en varios suplementos vitamínicos, entre ellos, los multivitamínicos, aunque también se suele encontrar de manera individual.

Para ser absorbida la vitamina C, los cítricos deben consumirse recién exprimidos. Al entrar en contacto con el oxígeno esta vitamina presente en las frutas cítricas, pierde sus propiedades. También es importante mantener los zumos a temperaturas moderadas y en lo posible, lejos de la exposición a la luz.

Suplementos con Vitamina C

Acido Ascorbico (Vitamina C en polvo)

Acido Ascorbico (Vitamina C en polvo) 250 gramos Lamberts

Esta forma de polvo puro es la forma más económica de comprar vitamina C. También es la más fácil de usar ya que se puede añadir a las bebidas en las que es de rápida disolución. Los polvos son ideales para aquellos que encuentran dificultad en tragar comprimidos, o aquellos que requieren grandes cantidades de esta vitamina.

Este producto de Lamberts tiene un sabor fuerte refrescante similar a los ácidos frutales como limones y limas, y es ideal para la fortificación de refrescos y zumos de frutas.

Más de 1000 mg de vitamina C pueden causar leves trastornos estomacales en personas sensibles.

A.Vogel Vitamina C

A.Vogel Vitamina C (BIO-C) 40 Comprimidos

Es un complemento alimenticio a base de Vitamina C natural, más asimilable por nuestro organismo.

A.Vogel quiere que cuides tu cuerpo de forma natural y por eso ha desarrollado este complemento a base de Vitamina C.

Aquilea Vitamina C + Zinc

Aquilea Vitamina C + Zinc 14 Comprimidos Efervescente

Es un complemento alimenticio indicado para mantener los niveles correctos de vitamina C y zinc en nuestro organismo.

Esta combinación de vitaminas y minerales es ideal para mantener nuestras defensas fuertes y evitar los resfriados.

La Vitamina C es un antioxidante que estimula el sistema inmunológico, mientras que el zinc es un oligoelemento presente en muchos alimentos que nos ayuda a fortalecer el sistema inmune.

Este complemento alimenticio es perfecto para tomarlo durante el invierno, donde el frío hace que nuestras defensas bajen y estemos más expuestos a ponernos enfermos.

Fortalece tu sistema inmunológico y evita los catarros con estos nuevos comprimidos efervescentes de Vitamina C + Zinc de los laboratorios Aquilea.

Comparte el post en las redes
Esta entrada fue publicada en Vitaminas y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *