Pastillas de jabón ¿por qué se siguen usando?

El jabón sólido no fue creado hasta el siglo VII, cuando los árabes inventaron lo que se conoce como proceso de saponificación: una mezcla hervida de sosa cáustica, grasa animal y aceites naturales.

El jabón sirio, procedente de la ciudad de Alepo, se sigue fabricando hoy día con el mismo método tradicional, con aceite de oliva y aceite de laurel. Muy conocido gracias a sus grandes beneficios para tratar problemas de la piel como son el acné, los eccemas, psoriasis, etcétera.

Hoy día, el jabón es un producto de higiene que sigue estando presente en muchos de nuestros hogares. Se está convirtiendo en la alternativa más ecológica al no necesitar envase de plástico.

beneficios jabón

Las pastillas de jabón también suponen un gran ahorro ya que duran mucho más que los geles de ducha. Si después de usarlas, las conservamos de manera correcta, el deterioro es mínimo y permite muchos usos.

Actualmente, disponemos de una amplia gama de pastillas de jabón donde poder elegir según nuestras preferencias y los beneficios que queramos obtener para el cuidado de nuestra piel, desde limpieza hasta efecto exfoliante.

Estas pastillas de jabón te sorprenderán

Jabón Vegetal de Rosa Weleda 100g: Este jabón está formulado 100% por aceites vegetales, indicado para todos los tipos de piel, incluso las más sensibles. Produce una fina y cremosa espuma, no agresiva que, junto con su agradable aroma, harán de tu higiene un momento agradable y relajante.

Jabón Antidurezas con Piedra Pomez y Aceites Vegetales DDerma: El jabón de DDerma está indicado para el uso en los pies. Está elaborado de forma artesanal para exfoliar de forma suave y efectiva los pies, tobillos, codos y rodillas.

Contiene un silicato natural de origen volcánico que consigue eliminar las durezas y los callos de forma delicada. Gracias a los aceites vegetales de coco y de almendras dulces, suaviza la piel.

La Roche Posay Lipikar Surgras Jabón Fisiológico Antidesecamiento 150 g: Jabón fisiológico especialmente indicado para las pieles más secas. Limpia la piel en profundidad, evitando la sequedad y nutriendo sin dañar la barrera cutánea de la piel. La piel recupera elasticidad y confort.

Comparte el post en las redes
Esta entrada fue publicada en Higiene y Cuidados. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *