Esponjas 

Disponemos de un completo catálogo de Esponjas para Bebés en nuestra tienda a los mejores precios.

Filtrar por

Filtros habilitados:

    Esponja de fibras naturales.

    4,93 € 6,17 €

    esponja hidrófila.

    3,01 € 3,76 €

    Esponja natural para aseo diario.  

    6,08 € 7,60 €

    Esponja ultra-absorbente de fibra natural. Indicada para el baño de los bebés desde su primer día.

    5,36 € 6,70 €

    Esponja dermatológica para bebés y recién nacidos.

    3,95 € 4,94 €

    Esponja extrasuave para la higiene diaria de tu bebé

    6,71 € 8,39 €

    Esponja para higiene diaria.

    3,46 € 4,32 €

    Esponjas de baño para bebés

    La hora del baño es un momento mágico para padres y bebés. El niño se relaja profundamente dentro del agua y los padres disfrutan del contacto con su pequeño. Todo el proceso es magnífico, sobre todo cuando se cuenta con lo necesario para la comodidad de los involucrados.

    Las esponjas de baño para bebés son uno de esos elementos indispensables para el cuidado de tu pequeño. Con ella podrás frotar de manera delicada la piel del niño, eliminar todas las impurezas adheridas a su dermis y relajarlo con las suaves caricias.

     

    Beneficios del baño

    Para los bebés tomar un baño es mucho más que limpiar la piel y refrescarse. Detrás del proceso del baño hay todo un mundo de sensaciones, recuerdos y experiencias que marcan al pequeño y le permiten desarrollarse adecuadamente.

    En primer lugar, debemos recordar que los bebés, desde su concepción hasta su nacimiento, se mantienen en un ambiente húmedo. Por ello, estar dentro del agua resulta relajante y agradable para ellos. Es un estímulo que, según los estudios, les recuerda a su periodo en el vientre materno.

    Durante el baño el bebé también siente la diferencia entre las parte sumergidas y las que se encuentran fuera del agua. Además, puede mover con mayor facilidad sus miembros porque resultan más ligeros al estar sumergidos. De esta manera, ejercita su cuerpecito y obtiene, con el paso del tiempo, más fuerza en sus miembros.

    Los sentidos también se ven involucrados en la hora del baño. Ya comentamos sobre las diferentes texturas que siente el niño, por lo que sabemos que el tacto es uno de los protagonistas en la experiencia. Sin embargo, la vista, el oído y el olfato también son parte del momento. El niño verá la espuma, escuchará los sonidos que produce el chapoteo y percibirá el aroma del champú que emplees.

    La esponja será un elemento muy beneficioso, tanto para la limpieza del bebé como para el desarrollo de sus sentidos. Con ella podrás acariciar la piel del pequeño, el niño también podrá apretarla y sentir su textura. Además, el agua escurrirá por la esponja, de manera que el bebé podrás verla, escucharla y sentirla.

     

    Cómo darle un baño de esponja a tu bebé

    Muchas veces, los padres sienten miedo a la hora de manipular al niño durante el baño, sobre todo si son primerizos. Es importante que sepas que no vas a lastimar al niño por mover su cuerpecito. Es cierto que debes ser delicado en los movimientos, pero no temas cargarlo o cambiarlo de posición durante el baño.

    Antes de comenzar asegúrate de tener todo lo que necesitas cerca de ti. Las corrientes de aire  pueden afectar al niño, por lo que debes llevar cada implemento, incluida la ropa del bebé. Una vez que tengas todo listo, puedes quitar la ropita de tu niño y comenzar con la hora mágica.

    • Entrar al agua: Puede que el niño se note un poco ansioso. Recuerda que, al principio, no estará acostumbrado a todas las sensaciones que vivirá durante el baño. Mantenlo calmado, háblale, acarícialo y hazle sentir que estás con él y todo va a estar bien.
    • Agua y jabón: Moja con delicadeza todo el cuerpo del bebé. Puedes humedecer la esponja y luego apretarla para que las gotas recorran el cuerpo del pequeño. En caso de que emplees algún jabón líquido, puedes echarlo en la esponja y restregar con delicadeza a lo largo de toda la piel del niño.
    • Enjuagar: Una vez que hayas terminado de enjabonar al bebé debes asegurarte de retirar todo el producto. Mantén la cabeza del niño en alto para que no entre agua o jabón en sus ojitos.
    • Secado: Es muy importante secar muy bien al pequeño antes de vestirlo. Los restos de humedad pueden afectar su salud, sobre todo en la zona íntima, donde la piel es más sensible.

     

    Cuidado de la esponja

    Siempre ten en mente que la esponja tendrá contacto directo con toda la piel del bebé. Por ello, es importante que mantengas el objeto muy limpio en todo momento y que sea utilizado exclusivamente por el bebé.

    Una vez que termines el baño lava bien la esponja para que no queden residuos de jabón y colócala en un espacio en el que se pueda secar. Trata de no mezclar la esponja del bebé con la de los adultos y cada cierto tiempo reemplázala por una nueva.

     

    Comprar esponjas de baño para bebés online

    Nuestro catálogo online pone a tu disposición una amplia gama de esponjas de baño para tu bebé. Puedes elegir la que más te guste desde la comodidad de tu hogar y nosotros te la haremos llegar de manera rápida y eficaz.